La crisis originada por el Coronavirus exige la solidaridad, el reconocimiento y respeto de los derechos humanos.