En el tercer día de paro se multiplicaron las marchas en Bogotá y el resto del país